Los 3 pasos imprescindibles para que el ozono sea eficaz y seguro.
blog image

Que el ozono sea el desinfectante más potente del mundo no significa que funcione de cualquier manera. Mucho menos que podamos usarlo de cualquier manera.

Para que el ozono sea totalmente eficaz, es imprescindible realizar 2 pasos: controlar la cantidad de partículas de ozono por millón (ppm) que se van a concentrar en el espacio, y conocer el tiempo que va a ser necesario aplicar esta concentración de ozono para que llegue a todos los rincones de la estancia.

Para que el ozono sea totalmente seguro, además, debemos tener en cuenta un tercer paso: garantizar que el ozono se ha destruido completamente antes de volver a utilizar el espacio desinfectado. En UNUA insistimos mucho en este punto, al fin y al cabo, a nadie se le ocurre bañarse con lejía.

Cualquier desinfectante debe usarse con las precauciones necesarias, y con el ozono esta pauta es muy sencilla y 100% segura: hay que esperar a que el ozono se destruya de manera natural.

Paso 1: Controlar la concentración

El ozono es altamente eficaz a partir de una cierta concentración en el aire. Según estudios científicos, a partir de una concentración de 0,6ppm el ozono es capaz de destruir el 90% de las bacterias, virus, hongos y demás microorganismos presentes en un espacio. A partir de una concentración de 1,2ppm su eficacia alcanza un 99,9% de eliminación de microorganismos.

También según estudios científicos como el llevado a cabo por la Universidad Médica Prefectural de Nara (Japón), si lo que queremos es eliminar completamente el COVID-19 de una estancia, bastaría con una concentración de 1ppm durante 1h.

Sin embargo, los generadores de ozono no disponen de un controlador que gestione el tipo de concentración que se quiera alcanzar. La única forma de generar más partículas por millón es mantener el aparato activo más tiempo. En UNUA, en cambio, hemos desarrollado una gama de productos de ozono inteligente para generar, visualizar, gestionar y controlar el proceso.

Paso 2: Conocer el tiempo de exposición necesario

Según el generador va produciendo ozono, éste se va acumulando en el espacio, alcanzando una concentración mayor. Sin embargo, no tarda lo mismo en crear una concentración alta a un metro de distancia que en la otra esquina de la sala.

Para que la concentración de ozono requerida llegue al rincón más lejano, hay que mantener el generador activo más tiempo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el ozono se destruye de manera natural en un lapso de tiempo muy breve. Por eso, para que un generador de ozono sea realmente efectivo debe producir ozono a gran velocidad, es decir, debe ser un aparato muy potente.

En el mercado existen aparatos ozonizantes con regulador de potencia, pero los aparatos iOzone solo tienen un nivel de potencia: el más alto; el único que es realmente eficiente.

Saber cuál es el tiempo necesario para completar la desinfección de un espacio no es sencillo. Dependerá del tamaño de la estancia, del aparato que utilices y la potencia que tenga. Un único iOzone Air de UNUA, por ejemplo, puede desinfectar una estancia de unos 200m3 diáfanos.

Sea cual sea el aparato, una estancia mayor requerirá un uso más prolongado, pero si el tiempo que calculas necesario para completar la desinfección está en torno a una hora, entonces, lo más recomendable es usar varios aparatos al mismo tiempo, puesto que el ozono podría haber desaparecido antes de llegar a todos los rincones.

Paso 3: Esperar a que el ozono haya desaparecido

Este es, probablemente, el paso más importante. Gracias al sistema iOzone VISION que hemos desarrollado en UNUA, antes de acceder a la sala esterilizada, la(s) persona(s) sabrá(n) si es seguro entrar visualizando los valores en el display.

El tiempo necesario para que todo el ozono haya desaparecido está en torno a la hora después de haber finalizado la tarea. Aunque este proceso dependerá mucho de las condiciones del espacio, y si posee ventilación artificial -aunque posteriormente se ventile una vez extinguido el ozono residual-.

Precisamente para garantizar un proceso de desinfección por ozono 100% segura y eficaz, es fundamental poder visualizar y comprobar que así ha sido mediante el iOzone VISION; un aparato sencillo, pequeño y potente que ofrece toda la información necesaria en cada paso del proceso.

Indica en tiempo real la concentración de ozono que se está alcanzando alrededor de toda la estancia y, sobre todo, te permite saber cuándo ha desaparecido el ozono por completo o se ha reducido a cantidades inocuas. Unas prestaciones que no solo mejoran la seguridad y eficiencia de la desinfección por ozono. También permiten optimizar los tiempos y el consumo energético.

Para más dudas, recuerda que en UNUA estaremos encantados de atenderte.


profile blog

Departamento de Comunicación